Sala de prensa‎ > ‎Noticias‎ > ‎

El Kartingaso Team expande horizontes: 24 Horas Kartpetanas 2014

publicado a la‎(s)‎ 11 may. 2014 12:53 por Kartingaso   [ actualizado el 12 may. 2014 1:58 ]
El Kartingaso Team expande horizontes: 24 Horas Kartpetanas 2014

Nueva experiencia para el Kartingaso Team, representado por 9 pilotos: Fonta, Antonio "Templario", Jesús "Pepino Motor", Juanda "Fun Boy", JuAnLu "GT", Raul "De Villota", Sevi, Jero y Carlos "Senna".
Esta vez fueron las 24 Horas Kartpetanas, competición de resistencia que se celebró los días 3 y 4 de Mayo en el circuito de Kartpetania, situado en la localidad de La Higuera, muy cerquita de Segovia.

Llegando de Portugal, Italia, Bélgica y, como no, España, 20 equipos lucharon durante 24 larguísimas horas contra el sin fin de percances que pueden ocurrir durante tanto tiempo en una competición de karts: averías, salidas de pista, cansancio, poca visibilidad, frío, golpes, sanciones, falta de descanso, nervios, reventones... ¡No quedó nada por pasar!
A cambio, la recompensa de luchar junto a un equipo, y ver que todo el mundo arrima el hombro, cada uno ofreciendo lo mejor que tiene, y la emoción de competir junto a equipos de Karting de primer nivel, que te exigen llegar un poco más allá.

El Kartingaso Team llegó al circuito el día antes, Viernes, para ir tomando contacto: trámites administrativos, pesaje, vistazo a las instalaciones, instalación de tiendas de campaña y, sobre todo, hacer los entrenamientos libres, para empezar a reconocer el circuito.
Ver la velocidad de los coches en recta y, sobre todo, en la primera curva, hizo tragar saliva a más de uno: ¡parecían auténticas balas! Además, el aspecto de los karts impresionaba con el chasis "VRK model 125KZ", puesto que es de competición. Ver las ruedas sin protección hizo que los huevecillos se nos pusieran de corbata...
En estos primeros entrenamientos ya se vieron algunas de las cosas que marcarían el fin de semana: un poco de desorden en la organización, retrasos y, sobre todo, las grandes diferencias entre coches: hasta 2-3 segundos por vuelta en un circuito de 1:08.
Jero y Carlos marcaron los dos mejores tiempos, así que serían ellos los que correrían la clasificación del día siguiente, para intentar que el Kartingaso Team saliera lo más adelante posible.
Tras los entrenamientos, y para poner cosas en común, nada mejor que una buena cena de pueblo segoviano: chuletones y chochinillos por doquier para aplacar los exaltados ánimos.

Finalmente llegó del día de la carrera, y los nervios empezaron a correr por nuestras venas. Ya se notaba la tensión de la competición en el ambiente. Tras una mañana accidentada, en la que a Jero se le estropeó el coche, el Kartingaso Team al completo se presentó en Kartpetania, y empezaron los preparativos: el equipo se repartió las tareas de forma muy eficiente y, en cuestión de minutos, teníamos montado nuestro motorhome (con la magnifica carpa que nos prestó el Lute), y reservado nuestro sitio en la zona de pizarras que, aunque en un principio no le dimos importancia, finalmente resultó el centro de reunión, y especialmente de los estrategas.

Aquí empezaron los retrasos: aunque en un principio el sorteo y briefing estaban planeados para las 10:30, estos se fueron más allá de las 11:00. Nuestro jefe de equipo, Antonio "Templario", fue el responsable de atender el briefing y sacar el papelito con el coche elegido: 309. De forma inteligente y, para que no hubiera una riada de quejas, el personal del circuito había renombrado los coches desde el día anterior, por lo que nadie sabía cuáles era los rápidos y cuales las tortugas... Así pues, nos pusimos manos a la obra para preparar el coche: colocarle la protección para el codo (una parte del motor estaba demasiado cerca del codo, y era muy fácil hacerse una magnífica rozadura), revisar neumáticos, que ya se venían tocadillos, revisar pedales y colocar espuma para hacer más cómodo el asiento.
En estos momentos vimos que parecía haber un equipo y el resto: como por arte de magia, de pronto el coche del equipo que suele correr en el circuito, el Rx Pro Karting Rivas... ¡tenía los cuatro neumáticos nuevos! Hubo quejas, pero estas fueron hábilmente esquivadas por la organización. Aunque en realidad, quien más quien menos, ya esperaba que aquello iba a ser como correr en terreno visitante, así que....

Y aquí es cuando vino el retraso más grande y sospechoso: aunque la hora estimada de comienzo de los entrenos oficiales era las 11:00, ¡¡¡estos no comenzaron hasta casi las 13:30!!!! Y, lo que es peor, durante todo este tiempo de retraso, muchos equipos no dejaban de husmear y toquetear en los coches. Aquí hay muchas sospechas de que fuimos de los pocos pardillos que fueron de buenas y no tocaron nada... Eso sí, Jesús, Raul y el Sevi hicieron gala de sus vastos conocimientos mecánicos para asegurar que nuestro coche estaba en condiciones de disputar la prueba, y de que no sufriría ningún percance.
Tras una clasificación con mucho tráfico, Jero, demostrando que fue el piloto al que mejor se le dió el circuito, marcó el mejor tiempo del Kartingaso Team, consiguiendo la 10ª posición en parrilla.

Y, por fin, empezaba la carrera. La salida, tipo Le-Mans, fue muy bien negociada por Jero, apoyado por Sevi vigilando que el coche estuviera en perfectas condiciones. A los pocos giros, ya habíamos conseguido colocarnos 8º. Aquello pintaba bien.
Y, poco a poco fueron tomando parte todos los pilotos del Kartingaso Team: Carlos "Senna", Sevi, Fonta, Jesús "Pepino Motor", Antonio Reina, Juanda "Fun Boy", JuAnLu "GT"  Raul "De Villota", por este orden, completaron la primera posta.

Estos primeros cambios sirvieron para ir refinando cosas como el paso por boxes: muchos pilotos (de todos los equipos) tuvieron especiales problemas con la curvita supercerrada de 180º a derechas al final de boxes. Para más inri, nuestro coche tenía especiales problemas girando a derechas, así que aquella curva se convirtió en una encerrona en varias ocasiones. Pero, una vez llegado el coche a box, el equipo respondió perfectamente y conseguimos hacer los cambios de manera muy eficiente: llegada, parar coche, bajada del piloto, sacar el coche del box, girar el coche a mano, engrasar cadena mientras el coche vuelve al box, repostar, montar piloto, encender, esperar a que se cumplan casi los dos minutos mínimos y vuelta al circuito. Al final lo teníamos tan interiorizado que lo hubiéramos hecho con los ojos cerrados.

Y, por supuesto, esta primera fase de carrera también nos sirvió para darnos cuenta de que nuestro coche era de los peores en pista. La sospecha principal se centra en la poca respuesta en las curvas a derecha, más grave aun en un circuito precisamente a derechas: 8 curvas a derecha y 4 a izquierda. Cuando coincidíamos con un piloto más rápido delante, se veía claramente como, en las curvas a izquierda, no se iba, mientras que en las curvas a derecha, de pronto te había sacado 3 metros... Frustrante. Pero es lo que nos había tocado, así que sólo quedaba luchar todo lo posible, intentar mimar el coche para no tener averías, y ser muy cuidadosos para que no nos sancionaran. Estas dos últimas misiones fueron conseguidas, y fuimos de los pocos equipos (creo que 3) que no recibieron ni una sola sanción.


Cuando llevábamos unas 2-3 horas de carrera, pasó algo que nos hizo fliparlo: ¡¡¡el Kartingaso Team iba primero!!! Nervios, excitación, alegría... más nervios! El resto del Kartingaso nos animaba a través del whatsapp, y por momentos nos lo creímos. Pero, poco a poco, la sensatez fue imponiéndose y nos hizo darnos cuenta de la realidad: el motivo de estar primeros es que, para prevenir el cansancio posterior, habíamos hecho unas primeras tandas muy largas, mientras que el resto de equipos había hecho tandas más cortas y, por tanto, más cambios de piloto. Cada cambio de piloto conllevaba un mínimo de 2 minutos en boxes, por lo que la penalización por cambio era clara. Y la regla es que todos los equipos tenían que hacer, mínimo, 30 cambios de piloto. Así pues, lo normal sería que, poco a poco, fuéramos colocándonos en los puestos que nos correspondían realmente. Aun así, cuando ya llevábamos unas 12 horas de carrera, el Kartingaso team seguía entre 4º y 6º. Era difícil calcular cual era la posición real, puesto que dirección de carrera no facilitaba la información sobre el número de cambios que llevaba cada equipo.
En todo caso, ¡¡para nosotros quedan esas sensaciones de creérnoslo!!

A mitad de la tarde, tuvimos un pequeño percance cuando Juanda, que salió como una moto, se fué contra los neumáticos en la primera curva (esa que ponía los pelos de punta), perdiendo el frontal del kart. Pero nada grave: rápida parada en boxes, y frontal nuevo. ¡Como en la fórmula 1!.

Qué decir de la pizarra: se convirtió en el principal y casi único método de comunicación entre el piloto y el resto del equipo. Como reconfortaba pasar por línea de meta y ver algún mensajito: el tiempo de vuelta, un "¡Vamos!", un "Pa' pam" pal Sevi... 

Y qué decir del apoyo logístico de María del Mar y Desiré, encargándose de la comida, del motorhome y de apoyar en el pit-lane. Es que, con los nervios, era difícil parar a ocuparse de otra cosa que no fuera la carrera. ¡Muchas gracias!

Y así, entre relevos, vueltas dos segundos más lentas que la más rápida de carrera, mensajes de pizarra, cambios alocados en boxes, un poquito de presa ibérica de vez en cuando, y algún que otro mínimo descanso, se fue acercando la temida noche... Toda una sensación esa de ir caminando junto al equipo rumbo a lo desconocido: ¿Cómo sería eso de conducir durante 12 horas en la oscuridad? ¿Se podría soportar el frío? ¿Cómo se vería la pizarra?...
Lo de conducir en la oscuridad ya lo habíamos hecho alguna vez en el Kartingaso, asi que, ok!


Pero lo del frío... puf! Vaya rasca que empezó a hacer. No se si llegaría a bajo cero, pero cerca tuvo que andar. Que duro eso de irte a descansar a la tienda de campana a la 1:00, y despertarte a la 1:30 con la tienda de campaña congelada, y salir de la tienda con más frío todavía... Pero que bueno acercarse a la zona de pizarras y ver allí a tú equipo, siguiendo al pie del cañón.
Una vez montado en el kart, la tensión hacía olvidar un poco el frío. Y, sobre todo esa pizarra luminosa espectacular, cortesía de Jesús "Pepino Motor". ¡¡Nos convertimos en la envidia del pit-lane!! Diría que, cuando nuestra pizarra estaba encendida, ¡¡era la única que se veía!! Lo dicho, espectacular.

En medio de la noche, un buen susto: ya con más de 16 horas en los neumáticos, le tocó a Juanlu sufrir un reventón. Afortunadamente, pudo controlar el kart sin más problemas, y llegar a boxes para sustituir los dos neumáticos delanteros.
Al principio nos pareció bastante mala suerte, pero cuando un par de pilotos más sufrieron reventones, dirección de carrera decidió que todos los equipos debían sustituir los neumáticos delanteros, por lo que al final todos los equipos perdieron el mismo tiempo.
Además, fuímos de los pocos equipos que no sufrieron ninguna avería mecánica (aparte del reventón), seguramente debido en parte a la suerte, pero también a la cuidadosa conducción que todos llevamos a cabo.

Poco a poco, la noche fue avanzando y el Sol saliendo. El frío aun tardó unas cuantas horas en irse, así que tocaba seguir bien abrigaditos.
Finalmente el día llegó, con el Kartingaso Team colocado en una estupenda 8ª posición, aunque, ya sí, teníamos la información del número de cambios que habían realizado los equipos que nos rodeaban en la clasificación, y pudimos saber que mantener esa 8ª posición iba a estar complicado, y que probablemente terminaríamos 9º o 10º, que no está nada mal, pero claro, habiéndonos visto primeros...

Los últimos turnos fueron los más duros: Carlos "Senna" sufrío un golpe en las costillas durante el turno de noche, que le hizo dudar de si haría el último turno aunque, gracias al costillar de Fonta, pudo terminarlo. Y, sobre todo, los frenos: el Sevi anunció que el disco estaba más fino que un pelo, así que había que mimar el freno sobre manera o corríamos el riesgo de quedarnos clavados. Esto hizo que los tiempos cayeran un poco más todavía, con el único objetivo de terminar la carrera como fuera. Era muy difícil mantener el coche en la trazada buena, sobre todo en las curvas a derecha.
Al final, nadie quería correr, por miedo a reventar el coche, pero había que terminar!!!


Hasta 10 minutos antes del final, el Kartingaso Team marchó en 9ª posición, pero el último cambio confirmó la definitiva 10ª posición, eso sí, por apenas 30 segundos!

Como corresponde, fue el capitán del equipo, Antonio "Templario", el que hizo la última posta, recibiendo el banderazo a cuadros con todo el orgullo del mundo en nombre de todo el equipo.

Ya sólo quedaba recibir el caluroso aplauso del resto de equipos, cuando el Kartingaso Team se acercó al podium a recibir la medalla que recibieron todos los equipos que no quedaron entre los tres primeros. Broche final a un fin de semana estupendo, y a una gran experiencia para todos los que tuvimos la suerte de asistir.

Ah!, y muchas gracias a todos los que estuvisteis siguiéndonos por los transistores!! (es decir, por el guasá!! ;P)

¡Viva el Kartingaso Team y... hasta la próxima carrera!


Comments